Vale la pena soñar

miércoles, abril 09, 2014

Nos quejamos constantemente de nuestras circunstancias




Normal, pasamos la vida quejándonos de las cosas que  nos pasan y   pensamos constantemente que nuestros problemas son los mas grandes, nos quejamos de la vida que nos toco vivir y no aceptamos que nadie nos diga lo que debemos hacer, pues nadie de fuera aun cuando haya pasado por una situación similar nos entiende, simplemente nadie entenderá como me siento.


 Me pasó constantemente que me quejaba de si engordaba o rebajaba hasta el momento que me di cuenta que las opciones que tengo son 1- Hacer ejercicio si no me siento conforme con mi cuerpo o 2- simplemente aceptarlo y no quejarme. Es necesario darse cuenta que quejarse no vale la pena si no vamos a hacer nada por cambiar la situación que nos atormenta.¿ Estas dispuesto a cambiarla? ya eso dependerá únicamente de ti

Recuerdo una historia que me contaron

“una persona entra a una ferretería y detrás del mostrador había un perro tendido en el suelo que se quejaba dando clara señal de que algo le dolía; cuando el cliente le pregunta al dependiente por el estado del perro, el dueño responde que no se preocupe que todo está bien.
 Ante el reiterado llanto del perro allí atrás el cliente vuelve a reclamar al dueño increpándole que no sea inhumano y que por favor haga algo por el “pobre animal” que no para de quejarse.
 El dependiente responde que lo que pasa es que el perro está echado sobre un clavo que le punza causándole dolor y obviamente el cliente le pide que por lo menos lo desate para que el pobre animal se pueda mover.
Aquí es cuando el dueño le dice que no, que el perro no está  amarrado; lo que pasa es que le duele lo suficiente para quejarse  pero no lo suficiente para levantarse y moverse del clavo” 

Entonces es cuando yo pienso, estamos nosotros sentados sobre algún clavo que nos afecta  y hace quejarnos. Es acaso que somos nosotros como el perro llorón que se queja de su circunstancia pero no tiene suficiente energía para levantarse y moverse al otro lado. En algún punto creo que lo he sido, pero cuando me di cuenta decidí que era el momento de levantarme y empezar a actuar.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.