Vale la pena soñar

lunes, octubre 26, 2015

Dejemos de discriminar y aprendamos a amar

No soy el tipo de persona que le gusta privar en santa  porque si algo he sido menos en mi vida es la más tranquila, la más bondadosa o la más tolerante,  pero  si hay algo que me molesta en verdad es ver como ciertas personas se aprovechan de otros más  indefensos. No es el hecho de que el que tiene más dinero pisotea al más pobre. En este caso   se trata de que el abusón se meta con el más dócil.

Ese tipo de persona sabe bien a quien elige como víctima de sus acosos, es muy triste ver a alguien que vive asustado sin necesidad, alguien que vive su vida como víctima de bullying o discriminación de cualquier tipo. En esta sociedad te enseñan a tachar lo que es diferente como algo malo, cuando no es así. Desde jóvenes nos enseñan a  seguir ciertas normas, cumplir ciertos patrones o encajar en ciertos estándares de belleza.  Empiezas a sentirte mal si no opinas como los demás o si tus gustos van más allá de lo permitido. Lo peor, quien utiliza esta diferencia como excusa para lastimar.

¿Para qué estamos vivos?   Acaso conocer personas  distintas a nosotros  con creencias diferentes no podrían aportar una perspectiva distinta ¿Por qué debemos convertir las diferencias en una guerra?

No es justo degradar a alguien porque pensamos que es distinto, por encajar con los demás, por estar bien con los amigos. Hoy espero que cada uno tome un minuto de su tiempo y se dedique a mirar o escuchar a alguien diferente. A ser más tolerante con las creencias ajenas y dar a otro la oportunidad de vivir. No es necesario que una persona llegue al punto de lastimarse a sí misma por el hecho de que siente que no encaja en esta vida… Todos somos criaturas perfectas de Dios. 

1 comentarios:

Rodrigo dijo...

Excelente articulo. www.classificata.do

Se ha producido un error en este gadget.